* FIFA * Discriminación * Justicia Social * LGBTQ+ *

Francia fue la sede de la octava FIFA Women´s World Cup 2019 y las jugadoras norteamericanas volvieron a demostrar su hegemonía femenil futbolística llevándose a casa el trofeo. Con este último título, los Estados Unidos tienen en sus vitrinas cuatro copas del mundo en la rama femenil, la mitad de todos las copas; Alemania tiene dos, Japón y Norugea una cada uno. Y sin duda alguna, la jugadora estrella fue Megan Rapinoe, quien no solamente se llevó a casa la Copa del Mundo, sino también la Bota de Oro (con un total de seis goles y tres asistencias) y el Balón de Oro (la jugadora más valiosa del torneo).

A sus 33 años, se convirtió en la primera mujer homosexual en posar para la revista deportiva Sports Illustrated en su aclamada sección Swimsuit. Su intención de posar en bikini es romper con los estereotipos sobre las mujeres atletas con preferencias sexuales que discrepan a las de la mayoría. “Yo creo que es muy audaz [incluir a una mujer homosexual] en la revista Sports Illustrated. Para ser honesta, se cree que esta revista es únicamente para hombres heterosexuales”. Desde el 2012, Megan hizo públicas sus preferencias sexuales y desde entonces ha sido un ícono dentro de la comunidad LGBTQ+.

En 2018, se sumó al proyecto Play Proud, una iniciativa global donde se pretende educar y entrenar a los profesores y entrenadores deportivos sobre la importancia de promover la inclusión de los jugadores LGBTQ+. Ese mismo año, en junio, Megan junto con la jugadora estrella de la NBA (y compañera sentimental) Sue Bird, hicieron historia al ser la primera pareja gay en posar para ESPN body issue. Ambas las atletas posaron totalmente desnudas únicamente cubriendo sus partes íntimas con sus extremidades.

Un par de años atrás, a finales del año 2016 y un mes después de que el jugador de futbol americano Colin Kaepernick se arrodillara durante el himno nacional, Megan Rapinoe decidió seguir su ejemplo. En un encuentro contra la selección de Tailandia disputado en Columbus, Ohio, Megan Rapinoe se arrodilló a lo largo del himno nacional estadounidense como símbolo de protesta. “Probablemente [al cantar el himno nacional] nunca vuelva a poner la mano sobre mi corazón, probablemente nunca vuelva a cantar el himno tampoco” declaró la futbolista. Nacida en el núcleo de una familia conservadora y devota a la religión cristiana, Megan se suma a las filas de los deportistas que han decidido ejercer su derecho de libertad de expresión.

Las respuestas en las redes sociales no tardaron en llegar, y al igual que con Kaepernick, la opinión estuvo bastante polarizada. Por un lado, los que piensan que arrodillarse durante el himno nacional como símbolo de protesta es un derecho intrínseco en todas las personas, al mismo tiempo que es un derecho a la libertad de expresión; siempre y cuando toda protesta se lleve a cabo de manera pacífica debería ser aceptada y escuchada, si no, ¿qué es entonces la democracia? Por otro lado, están quienes consideran esto una ofensa. Lo que hace esta historia todavía más interesante (y para algunos polémica), es que la futbolista se arrodilló portando la camiseta y el escudo oficial de los Estados Unidos, y no el jersey de un club deportivo como hizo Colin Kaepernick (San Francisco 49ers).

Megan, a diferencia de Colin, no sufrió las mismas repercusiones. Desde el 2016, el quarterback no ha sido fichado por ningún equipo en la NFL y ha sido fuertemente atacado por la comunidad más conservadora, siendo calificado como antiestadounidense y poco patriota, al mismo tiempo que recibe constantes críticas por parte del presidente Trump y el canal conservador de noticias Fox News. En cambio, Megan sigue jugando y capitaneando al equipo con el que ha estado desde el 2013, los Seattle Reign FC, además, fue elegida junto con Carli Lloyd y Alex Morgan como cocapitana de la selección nacional en 2018; de algún modo podríamos decir que las acciones de protesta de Megan pasaron por desapercibidas. Kaepernick y Rapinoe llevaron a cabo la misma protesta tomando las mismas acciones. En el caso de Kaepernick, él fue quien se llevó la mayor cantidad de críticas mientras que Rapineo pasó por desapercibida.

Y no, no estoy diciendo que Megan debería ser juzgada y penalizada del mismo modo como ocurrió con Kaepernick en la NFL. Al contrario, se trata de que Kaepernick sea tratado con el mismo respeto que se le trató a Megan. Nuevamente, estamos hablando de la misma acción, calificada de manera diferente. Es evidente la hipocresía, la cobardía y el racismo de todos aquellos que salieron a criticar al jugador afroamericano cuando se arrodilló durante el himno nacional, pero tuvieron temor de decir algo sobre la futbolista con el #15 cuando hizo lo mismo.

Las acciones de Megan hablan por sí solas. Para muchos, sus protestas tienen mucha más importancia que la medalla de oro que consiguió en los Juegos Olímpicos del 2012 o que la Copa del Mundo FIFA ganada en 2015. El hecho de salir de esa zona de neutralidad donde muchos nos encontramos, y tomar una postura a favor de los más desfavorecidos es la manera en que se lograría un verdadero cambio en nuestra sociedad. Actuar como hizo Rapinoe, es de las pocas opciones disponibles para combatir la desigualdad y las injusticias sociales; sí todos los deportistas tomaran la misma postura que ha tomado la mediocampista californiana sería una historia diferente. Como dijo el sudafricano y premio Nobel de la Paz Desmond Tutu “si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Megan no es la única deportista de raza aria que ha decidido tomar partido en contra de la discriminación racial, el basquetbolista de la NBA Kyle Korver a comienzos del 2018 publicó una carta donde habla del white privilege y de los abusos de la policía sobre la comunidad negra, así como las injusticias y la discriminación racial en se vive en los Estados Unidos.

“Yo creo que al final sencillamente hice lo que dicta mi corazón” dijo Megan en una entrevista para ESPN, “yo creo que arrodillarse [portando la camiseta oficial del país] significa mucho más. Realmente creo que estoy representando a mi país al hacer esto, estoy representando a cada uno que vive en este país y no solo a la gente que se parece a mí.”

 

Andrés A. Cánovas
11/Julio/2019

Close Menu